Estrategia Nacional de Formación Técnico-Profesional
lunes 21 de diciembre, 2015

La Estrategia Nacional de FTP busca poner a las personas en el centro a través de la generación de trayectorias que se complementan con las necesidades económicas y productivas del país. Asimismo, propone como objetivo de la FTP asegurar que estudiantes, trabajadores y trabajadoras cuenten con oportunidades para desarrollar trayectorias laborales y formativas acordes a sus expectativas y capacidades, en coherencia con las necesidades de desarrollo del país[1].

Para ello, es necesario relevar a la FTP como un espacio de encuentro entre el mundo de la formación y el mundo del trabajo.

En esta instancia, y para facilitar el desarrollo de un sistema FTP basado en trayectorias, se ha de priorizar:

  1. La gobernanza del sistema (relación entre los actores).
  2. La pertinencia y calidad del sistema (responder a las necesidades de sus distintos actores).
  3. La permeabilidad (desarrollo de rutas formativas que faciliten el tránsito entre los distintos niveles educativos, y entre la formación técnica, la formación general y el mundo del trabajo).

En estas tres áreas se han definido nudos críticos que pueden sintetizarse en:

a. En el área de gobernanza e institucionalidad; debe hacerse cargo de la falta de articulación y coordinación entre los actores relevantes de la FTP. Esto se refiere tanto a las dificultades generadas por las diferencias de regulación y normativa de los distintos espacios formativos, como a la falta de una institucionalidad que se haga cargo de la coordinación público-público y público-privado.
• Creación de Agencia de Formación Técnico-Profesional, con directorio público-privado, que coordina el sistema de FTP.

b. En el área de pertinencia y calidad; debe responder a la necesidad de generar esquemas de aseguramiento de la calidad que se ajusten a las especificidades de la FTP, complementando las definiciones actuales centradas en la formación general. Para ello, es fundamental la participación del sector productivo de manera formal en la definición de criterios de pertinencia y calidad.
• Uso del Marco de Cualificaciones como orientación para el Sistema de FTP, entregando señales del tipo de competencias requeridas por el mundo del trabajo.
• Revisión profunda de la Educación Media Técnico-Profesional (EMTP), considerando una modificación curricular, y mecanismos de apoyo a los liceos TP.
• Apoyo técnico pedagógico especializado en TP en los Servicios Locales de Educación.

c. En el área de trayectorias y rutas formativas (permeabilidad); debe responder a la falta de mecanismos de articulación que faciliten el desarrollo de trayectorias entre los distintos espacios formativos. En ello, es fundamental también otorgar apoyo a la toma de decisiones vocacionales de los estudiantes.
• Creación de un Sistema de orientación vocacional y laboral, basado en información del mundo educativo y del trabajo.
• Promover reconocimiento de formación y experiencia previa para acceder a Educación Superior TP.

5. De esta forma, la Estrategia Nacional de FTP aspira a definir las bases de un sistema articulado, en donde participan activamente los actores públicos ligados a la Educación, el Trabajo y la Economía, los empleadores, los trabajadores, los formadores y los estudiantes.

6. El rol de la industria es clave. Esta debe ser capaz de tomar un rol protagónico en el espacio de la FTP, y más allá de su participación tradicional como “consumidor” de competencias, debe ejercer también un rol de formador. El Estado, por otro lado, debe proveer el esquema institucional para que esta participación sea efectiva y se complemente con el desarrollo de las personas más allá de su aporte al crecimiento productivo.